Propósitos ecológicos II

02 septiembre 2015


Septiembre, para muchos, es un mes en el que volvemos a la rutina, comenzamos curso nuevo y por lo tanto echamos la vista atrás para ver si estamos cumpliendo los propósitos que nos planteamos a comienzos de año. También es un mes para actualizar la lista de propósitos y reconducir un poco nuestro camino.

Con el comienzo del nuevo curso, echo la vista atrás y releo el primer post que publique con mis propósitos de año nuevo y me siento orgullosa porque, aunque no haya cumplido todos, voy avanzando.

Hoy me gustaría compartir con vosotros estos progresos y un poco también reformular la lista de propósitos.  




1. Poco a poco, me fui deshaciendo de productos plásticos e introduciendo en mi vida materiales que lo sustituyera perfectamente como el vidrio, la madera, el latón o la tela. Aunque estos muy lejos de alcanzar un estilo de vida 0% plástico, se que estoy yendo por buen camino.

2. Me he atrevido a experimentar y a crear mi propia cosmética  ademas de alejarme de tantas palabras largas y desconocidas. Aunque mi ritual de belleza no esta hecho todo por mi, si que he empezado a sustituir ciertos productos por algunos mas ecológicos y que cuando miro la etiqueta se que es lo que me estoy echando al cuerpo.



3. Recientemente he comenzado a comprar mas ropa de segunda mano. Al principio me mostraba muy desconfiada porque, es cierto que no  cuentas con la seguridad de que si no te gusta o no te vale lo puedas devolver. Pero por el momento he comprobado que se puede comprar prendas de buena calidad y en perfectas condiciones sin causar tanto impacto medio ambiental.
Mi proceso de compra a cambiado completamente 1º miro en los armarios de mi madre y de mis hermanas 2º busco en tiendas de segunda mano 3º Busco a ver si hay alguna manera de poder hacérmelo por mi mismas  4º y si ya veo que lo que yo busco no lo encuentro, pues ya si que lo compro pero mirando bien la etiqueta. 

4. Con respecto la comida he de admitir que no he sido tan buena. Aunque es verdad que he comenzado a sustituir ciertos alimentos y a hacerlo todo por mi misma. No puedo evitar echarme ketchup en las patatas fritas, tomar un donut o tomarme cualquier guarreria. Es una asignatura que aun la tengo suspensa y la necesito recuperar.



5. Ahora, antes de tirar algo,  pienso si le puedo dar otra vida. Darle una segunda oportunidad y prolongar su utilidad desde una camiseta, un tarro de cristal, cajas de madera o cualquier cosas hace que mi vida sea mas sostenible y respetuosa. Por eso hay que pensar mas y dejar de ser tan vagos.

6. Y por ultimo plantar. Ya tengo en la ventana de mi habitación mis tres macetitas llenas de vida. Espero seguir plantando y llenando de vida cada huequito de la tierra.

5 comentarios:

  1. Me gustan tus propósitos! Muy parecidos a los míos! Lo del plástico es complicado...y lo de tomar alguna guarrería de vez en cuando tambien ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, pero realizando poco a poco pequeñas acciones al final, cuando echas la vista atrás, te das cuenta de que vas avanzando y te reconforta.

      Un beso

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Hola Marta

    Pues es para estar orgullosa. Creo que esto es algo muy personal y no debes avergonzarte nunca por no hacerlo "todo", es francamente imposible. Porque la vida ecológica y sostenible es un camino y somos humanos al fin y al cabo.

    Yo tuve una temporada súper radical con todo (ropa, comida, medicinas, cosmética,... ) pero al final acabé llena de culpa y frustración, ahora he decidido ser más amable conmigo y ponérmelo fácil para ir poco a poco siendo más sostenible, no tengo prisa.

    Gracias por ser sincera en este post, te hace más real ¡Ánimo! :-)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ti Amelia, comentarios como estos me demuestran que hay más gente en mi situación y me dan mucho ánimos. Es cierto que cuando comienzas a dar lo primeros pasos por el camino de lo sostenible, te crean muchas dudas y frustraciones porque parece que todo lo que haces está mal. Por ello, hay que pararse de vez en cuando, recapacitar y sacar el lada bueno y ver los aspectos que son posibles de mejorar y, sobre todo, ser realistas con nosotras mismas y no plantearnos objetivos inalcanzables.

    Muchas gracias por el comentario ;)

    Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario.