Desconfía de la palabra natural

21 octubre 2015



Cuando uno quiere cambiar su estilo de vida por una más sostenible y más respetuosa con su entorno, y consigo mismo, se da cuenta que la única manera de avanzar es ir dando pequeños pasitos llenos de error de los cuales aprendes mucho.
Hoy me gustaría compartir con vosotros ese pequeño paso que he dado en este cambio de estilo vida y con que erro me he cruzado, pero no para haceros el camino más fácil y, por lo tanto, para que evitéis de cometerlo, no, no, no. Sino para avisaros de que os va a pasar y que debéis experimentar el error para que aprendáis bien y podáis continuar el recorrido.


Del error que os estoy hablando es de creer que la palabra natural es sinónimos de ecológico, sano,  biológico, verde, libre de químicos que a la larga pueden ser perjudiciales etc. Hoy en día el mercado utiliza tanto la palabra natural que se está desfigurando su verdadero significado. Para mi antes algo o alguien natural era que no tenía añadidos ni artificios. En definitiva, para mi natural era el antónimo de artificial. Pero en este año me he dado cuenta que tras alimentos bajo el etiquetado de natural o de cosmética que sacan pecho diciendo que "oye, entre nuestros ingredientes hay productos naturales" realmente cuando te detienes ha leer la letra pequeña descubres que esos ingredientes naturales del que tanto presumen son solo un 20% o menos. 

Está de moda ser natural, sino mira la cantidad de tutoriales de youtube sobre maquillaje natural o el "no makeup look" donde te enseñan que a través de muchas capas de maquillaje, potingue por aquí y retoque por allá puedes parecer natural y perfecta. Irónico ¿no? Para parecer que no llevas maquillaje tienes que aplicarte toneladas de maquillaje. Pues con el mundo de la cosmética y la comida igual, detrás de ese look natural hay una larga lista de elementos poco naturales y que pueden ser perjudiciales para nuestra salud.


Cuando tomé la decisión de cambiar mi estilo de vida, como una empollona, busque todos los blogs que predicaban lo ecológico y la sostenibilidad. Sobre lo natural, me leí publicaciones interesantes de Organicus o El Blog de Ninabenito tratando el tema. Pero por un oído entró y por el otro salió. Lo he tenido que aprender a la fuerza y bajo una mala experiencia.

A mi me gusta lavarme la cara con jabón, desde que comencé este cambio opté por el jabón en pastilla porque suelen requerir menos químico y tienen menos envases. He ido probando muchos, pero últimamente no atinaba con ninguno. Uno de los jabones que utilizaba se me estaba acabando pero no salí satisfecha de él. Me resecaba mucho la cara y notaba la piel tirante. Yo lo achaqué a que " A ver, es normal, los jabones siempre resecan un poco la cara ¿no?" Decidí ir a la herboristería a que me recomendaran un nuevo jabón. La dependienta, un poco amargada de la vida, no me hizo mucho caso y solo me indicó dónde se encontraban los jabones. Yo ingenua, cogí el primero que en letras grandes ponía "Jabón Natural, sin conservantes. Elaborado con aceite vegetales (oliva,coco,arroz), avena, miel y esencias de plantas" e inmediatamente fui a caja a pagar mi nuevo jabón, pensando que iba a hacer milagros en mi. A la noche lo probé, y notaba que me escocía un poco la cara. No le di mucha importancia pero a medida que me lavaba la cara con el jabón el escozor se repetía hasta que al tercer día, tras lavarme la cara, el escozor era más notable y encima tenía la cara muy roja.
Volví a mirar el etiquetado del jabón y, en la descripción más detallada de los ingredientes, se encontraba el perfume (un elemento que se puede componer de cientos de ingredientes pero que no se mencionan) y colorantes artificiales. Al final decidí dejar de utilizarlo y cambiarme a otro jabón. Uno cuyo total de ingredientes son solo 4, en comparación con el otro que eran ¡13! La verdad muy natural no era



 Pero con esto aprendí a:

1. No sucumbir a la palabra natural.
2. A leer bien el etiquetado y alejarme de todo aquellos ingredientes que no se detallen bien, como el perfume.
3. A que cuanto menos ingredientes tenga un alimento o cosmético, mejor.

 Espero que está entrada os sirva pero sé que se os olvidará ;) y solo lo aprenderéis cuando os pase algo por el estilo o puede que ya lo hayáis experimentado. Pero ver, que hay que ir poco a poco, cometiendo errores y aprendiendo. Disfruta del comino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.