Slow Ideas

04 noviembre 2017

Imagen de Romello Williams

Decía Ortega y Gasset en su famoso libro La Rebelión de las Masas:

 "Un necio es mucho más funesto que un malvado. Porque el malvado descansa algunas veces; el necio, jamás"  

Es triste ver que las sabias palabras del filósofo madrileño siguen estando vigentes y más a día de hoy. Me gustaría que mi blog fuera un espacio donde comparto mi visión y mis experiencias para llevar una vida sostenible, y cuando hablo de una vida sostenible no solo me refiero al terreno de lo material, sino también al terreno de las ideas. Porque a la vez que se predica el slow-food, slow-life , slow-whatever también quiero hacer un alto al slow-ideas, a pararnos unos minutos a meditar y digerir toda esa información que recibimos diariamente por los diferentes medios y a no ir por el mundo defendiendo ideas sin argumentos


 Tras lo ocurrido el año pasado en la política anglosajona y tras el turbio pasado mes de España no he podido evitar releer este libro para intentar entender qué narices le esta pasando a la sociedad actual. Ya lo denuncié en un primer día, que a pesar de ponernos la medalla de vivir en unos tiempos donde la información está más accesible parece como si fuéramos más ignorantes.

 "No se trata de que el hobre-masa sea tonto. Por el contrario, el actual es más listo, tiene más capacidad intelectiva que el de ninguna otra época. Pero esa capacidad no le sirve de nada; en rigor, la vaga sensación de poseerla le sirve sólo para cerrarse más en sí y no usarla. De una vez para siempre consagra el surtidor de tópicos, prejuicios, cabos de ideas y con una audacia que sólo por la ingenuidad se explica, los impondrá dondequiera"

Algo que se acentúa más en la actualidad con las redes sociales. Si antes solo leímos los periódicos y nos juntábamos con gente que eran más afines a nuestras ideologías, ahora hemos creado una burbuja a la cual solo dejamos entrar a aquellos que corroboran nuestros pensamientos. Y si se atreven a ir en contra de nosotros, con tan solo hacer click en el botón de unfollow es suficiente. 
Pero la realidad no es así. Por suerte, en el mundo, las personas tienen gran diversidad de opinión y de ideas. Debemos estar abiertos a escucharlas y estar preparados a debatirlas. Si cerramos las puertas a todo aquello que nos ofende, hiere o nos enoja sin antes haber escuchado, absorbido información de ambos lados y permitirnos dialogar, la libertad de cualquier forma posible cae en picado; y por lo tanto nos lleva a tomar decisiones absurdas como las que hemos podido ver.

 "¿Para qué oír, si ya tiene dentro cuanto falta? Ya no es sazón de escuchar, sino al contrario, de juzgar, de sentenciar y de decidir. No hay cuestión de vida pública donde no intervenga, ciego y sordo como es, imponiendo sus opiniones [...] He aquí lo nuevo: el derecho a no tener razón, la razón de la sinrazón "

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema. Tenía un nudo en el interior que necesitaba sacarlo fuera. Siento que sea a través un extenso post, que a lo mejor ni os va ni os viene, pero necesitaba denunciar la grave crisis que está pasando ahora nuestra sociedad. Que al igual que existe el fast-food y la fast-fashion también hay un fast-ideas donde nos tragamos cualquier idea u opinión y nos las auto adjudicamos defendiéndola contra viento y marea sin tan siquiera pensar en las consecuencias.
Antes de sentenciar, reflexionar.

"La civilización es, antes que nada, voluntad de convivencia. Se es incivil y bárbaro en la medida en que no se cuente con los demás. [...] La masa - ¿quién lo diría al ver su aspecto compacto y multitudinario? - no desea la convivencia con lo que no es ella. Odia a muerte lo que no es ella."



¿Qué opináis? ¿que solución puede tener?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.